Guía para estructurar tu
plan de negocios correctamente
paso a paso

Aquellos que están empezando en el mundo de los negocios se encuentran con la problemática de estructurar un plan. Presa del desconocimiento cometemos fallos en el inicio del camino, pero con este artículo os enseñaremos a tener claras las nociones básicas de un plan. A continuación, tenéis una guía para estructurar vuestro plan de negocios.

Paso a paso

Cuando hablamos de estructura, hacemos referencia a la organización de una empresa, en este caso, a la organización del inicio de una empresa. Por ello, vamos a estructurar este comienzo por pasos.

1. Resumen ejecutivo

Viene a ser como una conclusión o síntesis de lo que trata el plan de negocios. Aunque vaya al inicio, es necesario contemplarlo antes y después de acabar el plan porque tendremos que rellenarlo. En el resumen ejecutivo encontramos lo siguiente:

Datos generales del negocio. El tipo de sociedad, de que se trata el negocio, la ubicación del mismo, etc.
Descripción de la actividad o negocio. Nos referimos a qué actividad vamos a realizar respecto al producto o servicio.


Elementos diferenciadores. Hablamos de la innovación que significa nuestro negocio, de cómo nos vamos a diferenciar de la competencia, etc.
Ventajas respecto de la competencia. Básicamente, cómo vamos a mejorar lo que ofrece la competencia y las ventajas con las que partimos.
Finalidad. La visión de futuro que tengamos y por qué hemos creado este negocio, cuál es su fin.
Razones de existencia. La razón o las razones por las que hemos elegido el negocio y lo hemos llevado a cabo.

– Objetivos. Qué es lo que queremos conseguir con ese negocio, se parece al apartado anterior, pero no es del todo cierto.
– Tácticas o estrategias. Todas las que se van a llevar a cabo para cumplir objetivos.
– Equipo. La plantilla de la empresa que arrancarán con la empresa y que administrarán la misma más adelante.
– Inversión necesaria. La que vamos a necesitar para poner en marcha nuestro negocio y gestionarlo desde los inicios.
– ROI. El retorno de la inversión o, también, rentabilidad que vamos a obtener con el negocio.
– Conclusiones. Terminado el plan y su desarrollo, se desatan las conclusiones del negocio.
Como veis, es un resumen de lo que sería un plan de negocios, pero entrando de forma escueta en cada apartado. Ahora pasaremos al verdadero plan de negocios.

2. Definición de negocio

Es, quizás, la parte más importante de todo este proceso porque es determinante saber qué negocio llevaremos a cabo, de qué se trata, cómo funciona, etc. Una vez que definamos cuál es el negocio que queremos emprender, pasaremos a determinar los elementos importantes. En la definición de negocio encontraremos cuáles son los datos básicos del mismo, lo describiremos, reuniremos todos los elementos que les diferencian de la competencia, resaltaremos las ventajas que aporta este negocio, definiremos el público objetivo y detallaremos los objetivos, como las miras de futuro que tenemos. Además, tendremos que determinar correctamente los objetivos de nuestro negocio para, posteriormente, elaborar toda una retahíla de estrategias encaminadas a alcanzar o cumplir éstos.

3. Estudio de mercado

El estudio de mercado es una de las partes más importantes porque va a dictaminar si merece la pena invertir o emprender este negocio, o no. Para ello, analizaremos una serie de elementos relevantes para nuestro negocio que pueden ser los siguientes:
– Industria. Tenemos que estudiar la industria del sector al que nos vamos a dedicar, conocerla al dedillo: su historia, su evolución, las probabilidades de crecimiento, etc.
– Mercado objetivo. Hacemos referencia a quién y a dónde va destinado nuestro producto o servicio, estudiando detalladamente el comportamiento del consumidor mediante el análisis de su perfil: edad, sexo, estado civil, gustos, etc.
– Competencia. Estudiaremos a nuestros rivales desde cerca antes de iniciar nuestro negocio, viendo cómo producen, operan y cuáles son sus estrategias.

– Crecimiento de demanda. No nos lanzaremos a un mercado en el que la demanda está estancada, sino que lo haremos cuando ésta muestre índices de crecimiento.
– Estrategias. Evaluaremos qué estrategias podríamos emprender en el futuro, tanto de marketing, logísticas, empresariales, etc., con tal de cumplir nuestros objetivos.
– Proveedores. Necesitaremos proveedores, así que, para no llevarnos sorpresas, veremos qué tal está el panorama con los proveedores: cómo actúan, qué piden, etc.

NOTICIAS

Quieres obtener mas informacion de como poder estructurar su negocio, en la enciclopedia de negocios de Shopify encontraras la informacion que necesitas a un solo click